Cuando se producen daños en un inmueble, dos cuestiones clave que debemos tener en cuenta es, en primer lugar, si se trata efectivamente de defectos constructivos y, en segundo, si la reparación de dichos daños está cubierta por el seguro decenal.
En este artículo le explicamos los pormenores de estos dos conceptos.